merece la pena ser periodista, chris-leggat

Merece la pena ser periodista: 3 motivos para admitirlo y 1 para negarlo

Soy una romántica. Lo habrás descubierto al leer cualquiera de los post que he publicado hasta el momento. Lo sé. Pero, en cierta medida, eso me ha hecho ser como soy. Por eso, a la pregunta de si merece la pena ser periodista, aún sigo respondiendo sí. Eso sí, entiendo perfectamente a los colegas de profesión que ya no creen en esto que es ahora el periodismo.


Es difícil enfrentarte a determinadas circunstancias que se suceden cuando trabajas, si tienes la suerte de hacerlo, y más aún cuando estás en búsqueda de empleo. Ya te di los 5 TIPS para ser periodista en paro y no morir en el intento. Si en esta vida nadie te regala nada, cuando eres periodista da la impresión de que menos aún. Tienes que trabajar el doble para llegar al mismo punto. ¿Entonces merece la pena ser periodista?

Dicen que el periodismo es vocacional. No porque te guste contar historias. No porque tengas el deseo de cubrir noticias de calado. Más bien porque para soportar lo que te espera tienes que tener una pasión absoluta e incondicional y debes estar dispuesto a renunciar a ciertas cosas. Sobre todo al principio. Aunque también al final.

A pesar de todo, creo que hay algunos motivos que aún pueden empujar a alguien a ser periodista. Llámame loca. Si tienes esta idea en tu mente, ya te conté mis 3 consejos para no defraudar, y aquí van los motivos por los que deberías lanzarte a la piscina.

3 razones por las que merece la pena ser periodista

merece la pena ser periodista, Simson Petrol

Simson Petrol

1- La información es poder

Tener la posibilidad de transmitir al resto algo es un poder que los periodistas no debemos olvidar. Esa capacidad de generar opinión, crear debate y contarle a la gente algo que no sabe, me apasiona. Es cierto que a día de hoy ha cambiado mucho lo que es noticiable y por eso, se pierde ese sentimiento de estar haciendo algo que verdaderamente importe. Noticias absurdas, creaciones con más ingenio que información o publicidad encubierta, son algunas de las taras que se ven en los medios. Quizás Facebook ayude a mejorar esto

Cuando tú trabajo es en el departamento de comunicación de una empresa, desaparecen todos los criterios que se supone que debes tener en un medio y aparecen otros que también debes cuidar. Pero al final, no dejas de tener una información privilegiada. Transmites un mensaje que, a la larga, será fundamental para el devenir de la compañía. 

No subestimes este poder lo tengas donde lo tengas porque lo tienes.

2- Contribución a la creación de una sociedad 

Quizás pienses que, como periodista, no estás aportando nada. Pero lo haces. Las sociedades se generan por una serie de factores y uno de los más importantes es el de la información. Hasta lo más nimio contribuye a construir el mundo en el que vivimos y la forma en la que lo entendemos. Por eso, cuida siempre lo que le cuentas a los demás como profesional porque siempre habrá alguien al otro lado al que le afecten esas informaciones.

Yo he trabajado en sitios muy distintos y si algo me llevo de cada uno de ellos (al margen de mil cosas más) es haber aprendido a adaptarme a distintas formas de entender el periodismo, de transmitir el mensaje, de contar historias... Y aunque a veces creyera que no, siempre había un lector, oyente o espectador a quien le interesaba lo que yo contaba. Esto es mágico.

3- Potenciación de tus habilidades 

Esto de que hoy en día quieran periodistas todoterreno tiene su lado positivo: aprendes a desarrollar ciertas capacidades para solventar cualquier contratiempo que se presente. Ya queda lejos eso de limitarte a escribir una crónica o hacer una entrevista. Ahora debes saber maquetar, hacer las fotos, tener nociones informáticas, grabar, editar... Te conviertes en un ser polifacético, prácticamente sin darte cuenta. 

Y no seré yo quien diga que esto es bueno para la profesión, pero tampoco me duele haber aprendido a hacer todo eso. El problema es que no te reconozcan ese esfuerzo añadido... se da por hecho. 

Una razón por la que no merece la pena ser periodista 

Si lo tuyo es hacerte rico, estar ultra valorado y morirte de éxito, dedícate a otra cosa. Esa sensación de que por mucho que hagas, tu trabajo nunca será lo suficientemente importante como para tener grandes condiciones o exigir determinadas cosas, me parece dolorosa. Siempre hay honrosas excepciones, por supuesto. Pero aún así, lo que duele es esa falta de ética a la hora de corresponder el esfuerzo del periodista. 

El paro y los salarios en la profesión son una auténtica lacra. Por eso, es bueno que tengas esto en mente y pensar bien lo que estás dispuesto a aceptar si te conviertes en plumilla. Quizás puedas ser uno de los que van en busca del periodismo perdido

A mí, a pesar de todo, me merece la pena ser periodista. Si volviera a nacer, volvería a hacerlo. Ya te lo advertí. Soy una romántica. 

Publicado en Comunicación, Periodista en paro y etiquetado , , , , .